Adiós, Jesús Ferrer

Me acabo de enterar de que el pasado día 9 de este mes, y tras una larga enfermedad, murió Jesús Ferrer Baza, doblador español de Rick Deckard en Blade Runner.

Aparte de doblador, Ferrer era también actor. Rostro habitual en la televisión catalana, interpretó diversas series, alguna de ellas aún en antena actualmente. Pero sobre todo era conocido por su cálida voz y por haberla prestado a infinidad de actores de Hollywood, algunos de ellos de primera fila, como Clint Eastwood, Humphrey Bogart, Michael Caine, Ben Kingsley, Anthony Quinn… y por supuesto Harrison Ford, al cual interpretó en castellano en títulos ya clásicos como nuestro Blade Runner y la primera entrega de Indiana Jones.

Desde la época en que dobló a Deckard, su voz adquirió más entidad, volviéndose más grave y atractiva (la podéis escuchar AQUÍ, en un spot de TV reciente).

Siempre le recordaremos. Descanse en paz.

Robots humanoides prácticos, ¿a la vuelta de la esquina?

¿Estamos a las puertas de la revolución robótica humanoide? Es posible que sí. Los robots de capacidades y aspecto humanos parece que empiezan, por fin, a cohabitar entre nosotros. Dando calurosas bienvenidas a eventos, atendiendo puntos de información en aeropuertos, proporcionando compañía a enfermos, o realizando sencillas tareas de servidumbre doméstica, tales ingenios empiezan a ser una realidad fuera de las universidades tecnológicas y de las sedes de los gigantes japoneses de la automoción.

“¿Cuál es el robot humanoide más perfeccionado que existe ahora mismo?”, me he preguntado hoy. Y como hace tiempo que lo primero que hago cuando busco en la Red, es ver si está filmado en vídeo, me he dado un garveo por YouTube.

Combinando argumentos de búsqueda como “robot”, “android”, “humanoid” o  “realistic”, y priorizando los resultados por “fecha de subida” (primero los más recientes), he obtenido interesantes resultados… aunque no una respuesta concluyente. Y es que la “robótica” es un concepto muy amplio, y cada ingeniero centra sus esfuerzos en una sub-especialidad (reconocimiento del entorno, desplazamiento bípedo, expresividad facial, aprendizaje, etc.), de forma que me he encontrado, por ejemplo, con demostraciones de unidades que emulan muy bien los movimientos musculares del rostro… pero no caminan; o robots que caminan maravillosamente bien con dos piernas… pero que exteriormente parecen fríos y amenazadores transformers.

Buscando un equilibrio, es decir, un robot que integrara lo mejor posible todos esos aspectos que hacen de la robótica un asunto complicado, me he topado con Mimu. De carcasa hi-tech pero con cabeza de chica, y con movimientos increíblemente suaves y “humanos”, este robot “hembra” debe ser uno de los máximos exponentes actuales. Echadle un vistazo en este vídeo HD, en el que aparece bailando junto a cuatro humanas a las que “poco” falta para igualar, y decidid vosotros mismos si la robótica humanoide es aún materia exclusiva de la ciencia-ficción.

Android Dreams: Time lapse inspirado en Blade Runner

Samuel Cockedey, fotógrafo francés afincado en Japón, ha publicado estos días un espectacular vídeo titulado “Android Dreams” que, inspirado  en la estética visual de los escenarios urbanos de Blade Runner, muestra diversas áreas del distrito de Shinjuku (Tokio) en todo su esplendor. Usando la técnica time-lapse (fotogramas muy separados en el tiempo) y trabajando durante más de un año, el autor ha conseguido unas  imágenes de una belleza y plasticidad extraordinarias, que ofrecen diversas panorámicas de una ciudad sumida en una actividad incesante durante el día y la noche.

Es un homenaje a la película de Ridley Scott y a Vangelis, cuya atmósfera creada en Blade Runner ha sido una enorme fuente de inspiración para mis piezas “time lapse”, así como para generaciones enteras de realizadores. Espero que el trabajo consiga que muchos vuelvan a revisar Blade Runner (o a descubrirla si todavía no la conocían), la película que definió todo un género.

El vídeo, de alta calidad, merece la pena ser visto hasta el final… aunque yo hubiera prestado un poco más de atención a la música de fondo aplicada. Esos tracks de la BSO de Blade Runner, con diálogos de la película sin venir a cuento, y prescindiendo de toda sincronización con las imágenes, son un claro descuido por parte del autor.

Os lo dejo AQUÍ.

Se jubila Constantino

Leyendo por ahí noticias on-line, me entero por casualidad de que Constantino Romero, uno de los actores de doblaje españoles más populares y reputados, se retira la próxima primavera. Y os sonará exagerado, pero cuando lo he leído hasta se me ha encogido un poquito el estómago… Saber que ya no pondrá más su voz a los grandes de la pantalla me parece una putada, y creo que incluso se cierra una etapa.

Doblador en activo desde 1970 (además de presentador de TV y actor esporádico), Romero es una de esas voces familiares que siempre agradeces cuando te dispones a ver cine. Puedes no saber nada de una película, que si suena en boca del prota, inmediatamente sabes que, como mínimo, no se trata de una producción de cuatro duros precisamente. Y no soy muy de V.O.’s (en parte gracias a su trabajo) pero intuyo que sus interpretaciones han mejorado más de uno de los personajes que desfilaron ante su micrófono.

De timbre gravísimo, excelente para tipos duros, su voz quedará por mucho tiempo asociada a auténticos iconos del séptimo árte, como Harry Callahan en Harry el Sucio,  Darth Vader en la saga Star Wars o, sin ir más lejos, Roy Batty en la versión española de Blade Runner. Cada vez que recordemos la amenaza de muerte del policía de San Francisco, “Se lo que estás pensando, cerdo. Si disparé seis balas o sólo cinco”, la confesión del lord del Sith a Luke Skywalker, “Yo soy tu padre”, o el alegato final del replicante ante Deckard, “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…”, lo recordaremos también a él.

Desde este humilde lugar perdido en la Red, me voy bajando el sombrero ante un genio de la interpretación y para mí leyenda viva.

¡Va por usted, don Constantino!  :-)

Nuevos y sorprendentes documentos audiovisuales

Casi 30 años después del estreno de Blade Runner, siguen saliendo a la luz materiales audiovisuales directamente relacionados con la producción del film. En YouTube existe un canal llamado Ridleyville que, no me pregunteis cómo, viene publicando con cierta regularidad documentos de la época jamás antes vistos (ni siquiera en los extras de las ediciones domésticas de 5 discos), algunos de los cuales son realmente espectaculares. Veámoslos…

El primero de ellos es una escena eliminada que parece ser que corresponde al vídeo de una llamada Vid-Phön de Deckard a la Tyrell Corporation desde el spinner de Gaff, previa a su llegada a la sede de la compañía. El personaje que aparece en la imagen, que no trascendió al resto de la película y ni siquiera está referenciado en el guión final, es el vicepresidente de la corporación, según el propietario del canal. La escena cubre únicamente su interlocución (no sabemos si la parte de Deckard, que hubiese sido intercalada con aquella, llegó a rodarse), y por tanto el diálogo no tiene mucho sentido. En todo caso, y como digo, muy interesante, y quizá la escena eliminada más bizarra de cuantas se hayan visto hasta la fecha, por incorporar a un personaje de cierto peso del que jamás habíamos tenido noticia.

http://www.youtube.com/watch?v=ajK1ISnbMsU

El segundo documento es un fragmento de película tipo “behind the scenes” en el que Mark Stetson (jefe de construcción de maquetas de EEG en 1981, y hoy supervisor de efectos especiales en activo) da detalles acerca de varios modelos de edificios creados para el film, y muestra algunas pruebas de cámara con ellos, concretamente las azoteas del Bradbury y el edificio contiguo, así como de la fachada del “Hotel Yukon”. El realismo y el detalle de estos modelos a escala quedan plenamente de manifiesto. El fragmento carece del audio original, pero las imágenes son más que suficientes para dejarnos maravillados.

http://www.youtube.com/watch?v=YpIm1bvKlU0

Otro fragmento BTS, probablemente continuación del anterior y tanto o más interesante, es aquel en el que el mismo técnico de EEG revela algunos secretos de la construcción de las complejas pirámides de la Tyrell (paneles exteriores, cableado eléctrico, iluminación y fibras ópticas, cámaras especiales). Un documento absolutamente sensacional, aunque, de nuevo, sin audio original.

http://www.youtube.com/watch?v=EgmejJ-EC1Q

En este otro vídeo, Douglas Trumbull, Supervisor de Efectos Especiales Fotográficos en Blade Runner, comenta algunos aspectos del complicado rodaje de la escena de la muerte de Zhora. El interés del vídeo radica en los detalles que da el técnico, y por tanto, sólo interesará a aquellos de vosotros que entendais inglés hablado.

http://www.youtube.com/watch?v=xRUSv0-25lA

Y para finalizar, un breve BTS filmado durante el rodaje de la muerte de Zhora y sus intermedios, en los que Scott da instrucciones a los técnicos y la stunt player que atravesó los cristales de los escaparates. De nuevo, sin audio original.

http://www.youtube.com/watch?v=riVdd91MWCk

Ojalá pronto veamos más joyitas como estas (espero que sin esos pegotes promocionales de “Ridleyville” tan destructivos).

Curiosidades II – Viejos trucos de cine

Hoy os traigo una pequeña curiosité que nunca he visto comentada en ninguna parte, pero que tiene su aquel: ¿Alguna vez os percatásteis de que en ciertos momentos de la película se ha manipulado el tiempo?

Así es, en Blade Runner no sólo se recurrió a sofisticados efectos especiales, sino también a viejos trucos cinematográficos como la eliminación de fotogramas y la cámara rápida, casi siempre en los momentos donde se requería poner de manifiesto los increíbles reflejos de los Nexus 6:

  • Cuando Leon empuja a Deckard de espaldas contra un vehículo y el segundo saca su pistola, el replicante reacciona instantáneamente dando un rapidísimo manotazo al arma, la cual sale despedida fuera del callejón. Aquí fueron escamoteados varios fotogramas en el último “tramo” del recorrido del brazo de Deckard extrayendo el arma, para lograr el efecto.
  • En la misma escena, y sólo unos instantes después, Leon lanza un puñetazo a Deckard, que logra apartarse por los pelos, impactando el puño del replicante en un vehículo que empieza a soltar vapor. Al igual que en el caso anterior, se eliminaron algunos frames para aproximar los momentos en que Deckard evita el golpe y el puño hace impacto en el metal.
  • Al final de la video–conferencia que pone Deckard a Rachael desde el bar de Taffey, apenas es apreciable el recorte de unos pocos fotogramas que aproximan los momentos en que Rachael cuelga y la pantalla comienza a escribir la frase “Total charge: $25”, con lo cual se consiguió mostrar un cálculo instantáneo del coste de la llamada por parte del Vid–Phön. Si uno se fija en Ford y no en el videoteléfono, el truco queda en evidencia.
  • En la escena en que Pris espera a Deckard con un velo puesto haciéndose pasar por uno de los “amigos” de Sebastian, la replicante gira lentamente la cabeza a su derecha al escuchar unos ruidos. Tras un plano insertado de Deckard subiendo por la escalinata del Bradbury, se retoma la escena y vemos como Pris vuelve a girar la cabeza a su posición original, pero esta vez de forma casi instantánea. Para conseguirlo, se aceleró el movimiento con una cámara rápida. El resultado es sencillamente fantástico.
  • Y en la emboscada que Deckard tiende a Batty a su llegada al apartamento de Sebastian, el replicante logra esquivar el disparo del blade runner en una fracción de segundo. El truco empleado aquí es el mismo que el anterior. Harrison Ford lo explicó en una entrevista:

“Hicimos algunas cosas técnicamente muy complejas. La escena en que Batty aparece en el apartamento después de que Pris me haya dado una paliza es un buen ejemplo. Lo que Ridley quería del personaje de Rutger Hauer era una demostración de sus facultades ya desde el comienzo de la escena (…) Lo primero que Ridley quiso demostrar fue la rapidez de Batty, así que ingenió un plano en el que me sitúo en la puerta del apartamento, buscando un lugar para esconderme y emboscarle. La cámara estaba sobre mi hombro para que captara mi arma ascendiendo y apuntando a Rutger. Éste entra en el plano atravesando una sombra que consigo ver, pero él aún no está lo suficientemente cerca de mí como para dispararle. Cuando finalmente entra, le veo y disparo. Pero se mueve tan rápido que consigue no ser alcanzado. Normalmente, esta escena se haría filmando la aparición del actor, a continuación un corte, y luego filmando al actor ya fuera y disparando a un sitio vacio, lo cual debería convencerte de que ha estado allí cuando se produjo el disparo. Pero Ridley hizo algo más complejo, mucho más difícil, y, desde luego, mucho más convincente. Filmó a Rutger a cierta velocidad, aceleró la velocidad de la cámara, y luego volvió a reducirla, lo cual le hizo parecer mucho más rápido. Y de hecho, lo fue”.

Curiosidades I: Opciones que no cuajaron

Este será el primero de una serie de articulitos para tomar el té, en los que comentaré curiosodades de todo tipo relacionadas con la película. Hoy repasaremos un poco de Historia…

Desde 1.975 hasta 1.981, fecha en que quedó configurado definitivamente el último guión, y previamente a “Blade Runner”, fueron barajados los siguientes títulos para la película:

  • “Do Androids Dream of Electric Sheep?” (“¿Sueñan Los Androides con Ovejas Eléctricas?”).
  • “Android” (“Androide”).
  • “Mechanismo” (“Mecanismo”).
  • “Dangerous Days” (“Días Peligrosos”).

El título definitivo se lo debemos al guionista Hampton Fancher, que propuso a Ridley Scott adoptar el de una novela, “The Bladerunner”, de Alan E. Nourse (que ya contaba con una versión orientada al cine, “Blade Runner – A Movie”, de William H. Burroughs), por su sonoridad y por sus múltiples interpretaciones (“el perseguidor del sable”, “el verdugo acosador”, o más interesante aún, “el que corre por el filo”), que encajaban a la perfección con el rol de Deckard.

En el apartado de directores, los propuestos inicialmente para hacerse cargo de la película fueron:

  • Adrian Lyne (popularmente conocido por su “Atracción Fatal”).
  • Michael Apted (“Gorilas en la Niebla”).
  • Robert Mulligan (“Verano del 42”), este último llegando a tomar parte en los inicios del proyecto.

De no haber resultado Blade Runner tan bién como resultó, yo hubiese apostado por Adrian Lyne, que tiene en su haber varios trabajos magníficos, con especial mención a La Escalera de Jacob, pieza de culto para muchos y obra maestra absoluta para mí, que por cierto, sigue una pauta similar a Blade Runner en cuanto al desarrollo del personaje protagonista.

En lo que respecta al actor principal, en 1.975 el padre de Blade Runner, Hampton Fancher, tenía en mente a la estrella de cine detectivesco Robert Mitchum para interpretar a Deckard. En 1.979 se pensaba en Tommy Lee Jones y en Christopher Walken. En 1.980, un Scott metido hasta las cejas en el proyecto quería a… Dustin Hoffman. Con éste último se iniciaron negociaciones, pero el actor ponía como condición demasiados cambios en la película, de modo que su participación no fue posible. Sería Harrison Ford, en la cumbre del éxito tras su intervención en La Guerra de las Galaxias (Star Wars, 1.977) de Lucas, y En Busca Del Arca Perdida (Raiders Of The Lost Ark, 1.980) de un imparable Spielberg, finalmente el elegido.

Resulta un fascinante ejercicio mental intentar vislumbrar cómo hubiera cambiado el tono del film con la participación de estos actores, teniendo en cuenta sus personajes-tipo. El Deckard de Mitchum probablemente hubiese sido el clásico antihéroe de cine negro que no hace más que meterse en líos; el de Hoffman quizá un “inofensivo” burócrata que siempre sale al paso a trompicones; el de Jones, un tipo duro e implacable, de pocas palabras y mucha acción; y el de Walken, un agente de la ley emocionalmente inestable.