El baúl de los recuerdos [2]

¿Quién se acuerda del WEK-Kampff Test? No es que fuera muy famoso, vaya, pero unos cuantos fans lo intentaron allá por el 2002…

Era un test de 100 preguntas sobre el mundo Blade Runner, que pretendía determinar cuánto sabías del tema. El test on-line se perdió como lágrimas en la lluvia que calló desde entonces, pero aún conservo el archivo de texto con las preguntas y las respuestas correctas (así como el javascript para insertar en el HTML, aunque no sé cómo abrirlo).

“¿Cuál es el apellido de Rachael en DADOES?”, “¿Cuántos enanos asaltan el sedán de Deckard?” o “¿Qué tipo de serpiente utilizaba Zhora para su espectáculo?” eran algunas de las cuestiones que no podías fallar si realmente querías llegar a ser todo un “blade runner”… aunque había, como en los exámenes teóricos para la obtención del carnet de conducir, preguntas-trampa, como “¿Cuántas veces toca León con los nudillos la puerta del despacho de Holden antes de entrar en él” o realmente chungas, como “¿En qué lugar de la película aparece la expresión ‘illegal Aliens’?”

Recuerdo que, incluso habiendo confeccionado yo el test, ¡¡nunca conseguía el 100% de respuestas acertadas!! XD

En fin, os dejo el gráfico promocional, tal y como aparecía en 1187 Hunterwasser St.

Así opinábamos de lo que nos viene, hace 10 años

Últimamente las casualidades se me acumulan más que las facturas en el buzón…

En un comentario de respuesta a no-se-qué entrada, os instaba a los que teneis sites ya bien instaurados, a poner un poll para catar la opinión de los aficionados respecto del nuevo proyecto bladerunneriano en ciernes, si la peña está a favor o en contra. Yo no podía hacerlo porque acabo de empezar y votaríais 5 ó 6 amigos a lo sumo (de lo cual no se podría extraer ninguna conclusión).

Pero fijaos que cosas, haciendo un nostálgico (y divertido) repaso a los contenidos de mis viejos blogs, he ejecutado el código HTML de 1187 HW y ¡woah! éste ha accedido a un poll gratuito de aquella época ¡¡que sigue activo!! y que va exactamente de lo mismo…

Me gustaría hacer notar al personal que, según veo (y recuerdo), fue el quinto y último poll del viejo blog, y tuvo que ser precisamente este…

Os pongo una reproducción del gráfico de resultados que se puede ver a día de hoy aquí:

541 votos, nada menos, y, aún con tres opciones para el “sí, quiero”, el “no, gracias” ganó por goleada…

¿Cómo creeis que estará la cosa hoy en la calle?

El baúl de los recuerdos [1]

Me pareció interesante la sugerencia de Guillermo Atreus en uno de sus comentarios; estaría bien rescatar algún elemento del viejo BRWL, y por qué no, también de 1187 HW. Conservo todo el material de ambos blogs, y mientras algunas cosas podrían resultar simplemente decorativas, otras podrían provocar algunas sonrisas (el sentido del humor que no falte).

Empezaré por este simpático simulacro de banner publicitario destinado a aquellos de vosotros que estábais interesados en emprender una nueva vida como colonizadores en la parcela Domínguez del Off World. Si no tenías ninguna tara física, ninguna enfermedad, y te habías protegido los cataplines convenientemente con un protector Mountibank (esa decir, si no eras little people), podías huír del vertedero de basuras en que se había convertido la Tierra, obtener fácilmente una plaza en una lanzadera de la Pan Am, un replicante gratis a tus órdenes, y volver a empezar en un mundo de grandes oportunidades y aventuras…

Lástima que el banner fuera pura fantasía; ¡yo hubiese sido el primero en clickar! :-)

Por cierto, y por si alguien lo sabe: ¿Se puede en una cuenta gratuita de WP colocar un gráfico que, al pasarle el puntero por encima, cambie?

Yes… questions (dunna answers)

Parecen bastante decentes los blogs gratuitos de WordPress, y a pesar de que el setup parece muy intuitivo, algunas cosas se me escapan. Por ejemplo, ¿se puede lograr que pinchando en el banner de la cabecera, se acceda a la home? Joer, espero que para ir a la página principal no tenga que poner un link entre los escasamente visibles enlaces que se pueden añadir a la derecha…

Aprovecho para comentar dos cosas más. Primero pediros, a los pocos que me visiteis, que si teneis alguna sugerencia para mejorar este blog ortopédico, no os corteis en decírmelo (a ser posible, indicando cómo proceder).

Y por último, dadme un poco de tiempo para devolvérosla, añadiendo links a vuestros sites, visitándoos en ellos como mereceis, e ir descubriendo cómo se interrelacionan los blogs de WordPress para beneficio de todos.

Gracias, pellejudos, ¡y disculpad mi ignorancia en estos temas!

Nestea, Johnnie Walker y los caprichos del destino

Es curioso cómo suceden a veces las cosas…

Como algunos sabeis, hace unos días decidí volver con todo este maravilloso follón temático que es Blade Runner. Al día siguiente por la noche (exactamente UN día después), tomando un Nestea en el bar del barrio que frecuento, un colega de barra que empezó a relacionarse conmigo una semana antes, va y me suelta desde el otro lado del local:

– Así que tú vendiste botellas de whisky, ¿eh?

No tenía ni puta idea de qué me estaba hablando.

– ¿Vender whisky… ¿yo? No, hombre, tú no estás bien informado…
– Que sí, que tú vendiste botellas de whisky ahí atrás.

De pronto, caí.

– ¡Coño! ¿No te referirás al whisky de Blade Runner?
– Sí, eso, una botella rara de cojones, de una peli, que vendiste desde aquí…

Tras desmentírselo de nuevo, le conté la versión resumida de la historia: La botella era una fantasía procedente de la película, que hace años, tras infructuosos intentos por localizarla, acabé rumoreándola como real con una serie de falsos anuncios comerciales que yo mismo diseñé, al punto de que unos cuantos se lo tragaron y me escribieron solicitándome un ejemplar… que, por supuesto, no existía.

Me quedé asombrado por dos motivos: Primero, porque llevaba años sin preocuparme de la película, y justo cuando lo vuelvo a hacer, sin decir ni pío, me viene un señor que apenas conozco y me sale con el tema y con parte de mi historial en el tema.

Segundo, porque jamás he afirmado que haya vendido botellas de whisky de Blade Runner (todo lo más, como digo, lancé el bulo de que Johnnie Walker las había vendido).

Naturalmente, le pregunté a este vecino de dónde rayos había sacado tal información.

– Pues hace un par de días, buscando en Google por “botellas raras” o así, acabé en una página que lo decía…

Hasta la fecha aún no he podido llegar hasta esa página web.

Por cierto, hoy día sí que se venden las dichosas botellas. Bueno, se vendieron. Bueno, réplicas… :-) ¿Quereis una? Preguntad a Joan Fusté; él es uno de los afortunados cabrones que pudieron hacerse con una igualita (debe tenerla en una urna anti-terremotos, el muy condenado ;-).

¿Un proyecto abocado al fracaso?

Cuanto más pienso en la posibilidad de una secuela (o precuela) de Blade Runner, más me horroriza la idea. Especulemos un poquito y veamos por qué…

1. No se basará en ninguna novela genial de Philip Kendred Dick. Blade Runner es muy distinta al libro, desde luego, pero conserva el intrincado y profundo planteamiento de qué define la identidad humana, y por tanto, el espíritu del escritor. ¿Hay alguien que pueda escribir como Dick para un nuevo film?

2. Se recurrirá al CGI para “todo”. Los gráficos de ordenador hacen maravillas, de acuerdo, pero esto es un claro escollo de cara a la correspondencia visual entre las partes. Han pasado casi 30 años desde el Blade Runner original, y por entonces se usaban maquetas, efectos visuales y viejos trucos de set…

3. Los responsables del proyecto a buen seguro querrán entregar más. “Nadie” se apuntaría a ver una continuación de la película si no diera más espectáculo, lo que es ley en Hollywood para toda secuela o precuela. Pero precisamente el espíritu del film original es el intimismo, la sugerencia, la sutileza, y en ocasiones hasta el minimalismo.

4. Blade Runner ya lo dijo todo sobre los blade runners y los replicantes, al menos, todo lo importante. ¿Qué puede aportar una continuación, sino más de lo mismo? Dado que todo está descubierto, nada nos sorprenderá. Se buscará más el efectismo. Pero Blade Runner no es una historia plana ni efectista, precisamente. ¿Qué tal una historia paralela? Sería una simple vuelta de tuerca, un burdo aprovechamiento de los escenarios y el contexto sociocultural expuesto en el film original.

5. Uno de los problemas de Blade Runner en su época fue plantear una historia “difícil” de seguir para las masas. ¿Van los productores a arriesgarse de nuevo, precisamente en una época donde reina el cine de consumo? Lo más seguro es que no. Así pues, incluso en el caso de que el nuevo proyecto no prescindiera de cierta profundidad filosófica, sí que la expondría de forma más asequible, echando al traste el concepto de cine para pensar.

6. Ridley Scott no tiene ni la frescura, ni la garra, ni la “rebeldía” que tenía en su juventud, cuando rodó Blade Runner. Claramente su cine ha evolucionado hacia los derroteros del entretenimiento hollywoodiano, donde impera el negocio en detrimento del arte. ¿Y qué es más Blade Runner? ¿Arte o negocio? Por otro lado, el director ha dado recientes muestras de oportunismo mercantil, como con el “Montaje del Director” de ALIEN, película que jamás se vió afectada por interferencias o imposiciones de producción, y que por tanto, siempre fue un montaje del director…

7. Harrison Ford no puede participar en el film por su edad. Versiones manipuladas aparte, Blade Runner cuenta la historia de un implacable policía cazador de replicantes cuyo destino acaba abofeteándole, al descubrir que él mismo es uno de ellos. Dado que los replicantes, por definición, tienen cuatro años de vida, el aspecto de Ford como Rick Deckard en una secuela no casaría con esta importante premisa. Ideas peregrinas como descubrir al público que no tenía fecha de caducidad, dejarían al descubierto un clarísimo pegote destinado a moldear la historia al físico del actor… Y de no recurrir a Ford, Blade Runner pederá buena parte de su espíritu, lo que se puede aplicar al resto de actores que sobrevivieron al final del original.

8. No nos olvidemos de Vangelis y su fundamental contribución a la grandeza de la película. Aún en el caso de que el músico griego fuera nuevamente elegido para la creación de la banda sonora,  ¿podría, ya no superar, sino tan sólo igualar la genialidad de la composición original en una continuación? Prestemos atención a la última versión de la BSO de la película, que contiene un disco con nuevos temas “inspirados” en ella, y saquemos conclusiones. Probablemente, tampoco Vangelis es hoy el que era en 1.981.

9. La continuación o ampliación de una obra maestra tiene demasiadas papeletas para acabar en fracaso. Es una mera cuestión de probabilidad: Que todos los factores artísticos y técnicos necesarios para lograr semejante cosa se reúnan en el mismo momento y lugar va a ser francamente difícil. Y el problema de usar en una película el mismo título que el de una obra maestra implica una comparación automática. Tenemos un caso claro con 2010: Odisea 2, que es un buen film de ciencia-ficción, pero que no resiste la más mínima comparación con su antecesora, 2001: Odisea del Espacio. Sólo sus diferencias estéticas, temáticas y conceptuales constituyen un abismo enorme que la desligan de la película original y la han relegado al olvido.

Veo, en suma, demasiados factores que chocan frontalmente con Blade Runner, que impiden la coherencia debida con el film. Y si esto lo sé yo, imaginad si lo sabrán los responsables… La conclusión de necesidad es que este proyecto no es más que una mera jugada comercial, una treta para hacer caja. No digo que no vayamos a ver maravillosos escenarios (Los Ángeles, el Mundo Exterior, los suburbios de Orión…), spinners desplegando todo su potencial en el aire, y hasta la mismísima rebelión de los replicantes. Pero jamás habrá otro “Blade Runner”, en el sentido más profundo del término.

Hola, pellejudo

Original el nombre del blog, ¿eh? :-) Sí, Nexus 6 debe ser el término más usado y abusado de Internet. Okay, pero al menos le he dado un doble sentido. Si aún no lo has pillado (lo que peligrosamente podría significar que no estás muy puesto, y por tanto este no es tu sitio), yo te lo explico: Hace referencia, por un lado, a la familia de replicantes que son el cuerpo y el alma de Blade Runner, y por otro, a esa legión de tipos que, como yo, en el 82 tenían inquietudes y juventud suficientes como para quedarse atrapados  en el universo de la película (y al final lo hicieron). Dicho queda, pues, que va por ellos, y por extensión, por todos los pellejudos que andais por ahí fuera.

Lo cierto es que llevaba unos años en el dique seco. Quitando Más Allá de Orión –que mantengo bajo mínimos, más que nada picado por la curiosidad de saber cuánto se puede perpetuar en la Red un foro gratuito sin ninguna exigencia por parte del host–, había abandonado el tema por completo. Llegó un momento en que mi vida empezaba a girar alrededor de Blade Runner, y no Blade Runner alrededor de mi vida, así que decidí descansar. Dejé de ver la película, de peinar la Red diariamente en busca de información, de publicar cada nuevo descubrimiento y cada noticia, de diseñar y reproducir gráficamente, de adquirir merchandising y objetos de colección, de buscar lo bladerunneriano en todas partes… Abandoné, en suma, esa malsana ansia por hacer tangible lo intangible, que nos afecta a muchos de los que encontramos en una película algunas de las respuestas que siempre hemos buscado acerca de la existencia misma. Lo que es curioso en este caso, pues una de las múltiples moralejas de la película, planteada de forma más o menos visible según las versiones, es precisamente que somos humanos en tanto en cuanto nos hacemos esa clase de preguntas…

Aprendí la lección, desde luego, y a pesar de lo que pueda parecer (a tenor de la existencia misma de este blog y su temática), no pretendo caer de nuevo en la misma piedra. Recuperado y descansado, he vuelto, pero no para desguazar y analizar cada pieza de este precioso universo que es Blade Runner, sino para comentarlo informalmente cuando sienta la gana o la necesidad terapéutica, como quién ve un partido desde la grada y unas veces grita, otras comenta, y otras se echa una siesta.

Y vuelvo precisamente ahora, cuando lo que fueron rumores sobre una secuela se han convertido en certezas de las que han dado cuenta hasta los telediarios. Imagino, como le comentaba en un emilio a un viejo pellejudo, que en parte este regreso es una forma más o menos subconsciente de reivindicar una obra maestra ante la clara agresión que le viene encima y que me pone los pelos de punta. ¿Una continuación de una historia completamente cerrada? ¿Una reiteración de un mensaje inteligente y elegantemente planteado, cuya principal virtud estriba en lo sutil? ¿Se pretende convertir Blade Runner en una simple franquicia? El cine es un negocio, de acuerdo, pero también es arte, y si el negocio mata el arte, en mi humilde opinión, deja de ser cine para convertirse en vender churros. Pero bueno, no nos apartemos demasiado de la declaración de intenciones que debe ser un primer post.

Lo dicho, me lo voy a tomar con calma. Escribiré cuando se me antoje y si se me antoja. No buscaré ayuda, ni me desviviré por ganar audiencia. Si las adquiero, bienvenidas sean; si no, da igual.  Generación Nexus 6 será mi pequeña y personal válvula de escape para el vapor sobrante de mi cabeza, y de paso, un remozado tributo a algo que va mucho más allá que una simple película de ciencia-ficción.

Jorge “WEKurtz” Morales.

P.D.: No tengo ni idea de WordPress. Como mínimo, un gráfico de cabecera exclusivo estaría bien… Intentaré hacerme con los mandos.